Centro de Ámsterdam

El centro de Ámsterdam, una buena dosis de belleza y emoción

  • Ámsterdam, también llamada la Venecia del Norte, es una ciudad de una belleza extraordinaria. Los canales, llenos de barcos estacionados a ambos lados y la arquitectura típica de los edificios le dan una personalidad única que no podrás olvidar. Además, el centro de Ámsterdam tiene una historia muy interesante: la mayor parte de él se construyó durante el siglo XVII, y es uno de los más grandes de Europa.
    Ámsterdam nació como un pequeño pueblo de pescadores en el siglo XII. Toma su nombre del río Amstel. En el período de la Edad de Oro holandesa (también en el siglo XVII), se convertiría en uno de los puertos más importantes de todo el mundo, y esta maravillosa historia se puede encontrar hoy en día en sus calles y en sus canales.
  • Si reservas uno de los apartamentos en el centro de Ámsterdam, podrás descubrir en primera persona cómo es la diversión en la capital de los Países Bajos. Entre los Amsterdammers, que es como se llaman a sí mismos los habitantes de la ciudad, hay muchos jóvenes, y muchos de ellos son extranjeros. Ámsterdam tiene uno de los porcentajes más altos de residentes extranjeros en Europa, y los holandeses por lo general hablan muy bien el inglés, por lo que no tendrás ningún problema de comunicación.
    Ámsterdam también está llena de estudiantes, ya que la Universidad de Ámsterdam tiene campus por toda la ciudad. También verás parejas jóvenes, artistas... y montones y montones de turistas como tú.
  • Si te alojas en uno de los apartamentos en el centro de Ámsterdam y deseas hacer algunas compras, tendrás un montón de opciones. Detrás de la plaza Dam, se encuentra el centro comercial The Bijenkorf, situado en un hermoso edificio. Ahí, encontrarás muchas tiendas de ropa y también tiendas donde comprar juguetes, maquillaje, papelería o recuerdos.
    Si prefieres comprar mientras disfrutas de la belleza del centro de Ámsterdam, podrás encontrar las principales marcas de ropa en Leidsestraat (alrededor de Leidseplein) y Kalverstraat, que comienza en la plaza Dam. No te olvides de ir a comprar libros a Spui y flores en el Bloemenmarkt (Mercado de las Flores), que se encuentra en el canal Singel.
    Pero si estás en el centro de Ámsterdam, no debes perderte la oportunidad de hacer algunas compras de objetos vintage. Ámsterdam es una de las capitales de la moda vintage, y hay un montón de increíbles tiendas de segunda mano y de diseño, donde podrás encontrar joyas únicas. En Straatjes Negen (las 9 calles) podrás descubrir un montón de pequeñas tiendas increíbles, ¡y no te olvides de los mercadillos!. Waterlooplein Markt abre todos los días, y los lunes y los sábados no puedes dejar de hacer una visita al maravilloso Noordermarkt, y te encantará este sitio, aunque al final no compres nada. Está situado al lado de Noorderkerk.
  • La mejor manera de moverse por Ámsterdam es en bicicleta, ¡no hay duda de ello! Es lo que usa la gente local, y los carriles para bicicletas en las horas punta pueden estar tan concurridos como los caminos, pero sin atascos de tráfico. Hay un montón de lugares donde alquilar una bicicleta, y hay diferentes ofertas si se alquila varios días. Cuidado con ella, especialmente si no estás acostumbrado a la bicicleta en una ciudad. Es fácil recorrer el centro de Ámsterdam en bici, ya que está muy bien preparado para ello, pero recuerda que debes intentar no ser una molestia para la gente local. Si estás perdido, sal del carril bici hasta que sepas el camino a seguir, y haz las señales obligatorias cuando tengas que girar para evitar accidentes.
    Si viajas con niños pequeños, puede alquilar una bicicleta especial para llevarlos también a ellos. Se llaman bakfiets, y consiste en una moto con un carro en la parte delantera para que tus hijos puedan sentarse allí mientras pedaleas. ¡La gente local también lo utiliza!
    Pero si ninguna de estas opciones te satisface, también puedes caminar. El centro de Ámsterdam es bastante accesible a pie, por lo que tus propios pies pueden ser tu medio de transporte.
    Recomendamos que siempre mires tu mapa para ver si estás en la dirección correcta. Las calles de Ámsterdam están dispuestas en forma de tela de araña, y es fácil perderse o confundirse.
  • !Hay un montón de cosas que hacer en el centro de Ámsterdam! La principal de ellas consiste en caminar y disfrutar de la belleza de los edificios, algo que te va a encantar. Podrás caminar y aprender mucho sobre la ciudad si optas por alguno de los diferentes recorridos gratuitos organizados por diversas compañías. Por lo general comienzan en la Plaza Dam, al lado del monumento nacional, y se hacen en diferentes idiomas. Los guías turísticos te llevarán a conocer muchas atracciones de la ciudad y te explicarán un montón de datos interesantes sobre su historia. Son muy completas, ya que pueden durar hasta tres horas. El servicio es gratuito, pero no te olvides de dar una propina generosa a tu guía turístico, ya que tienden a hacer un muy buen trabajo y se ganan la vida con las propinas.
    Una vez que hayas hecho tu recorrido gratuito, hay un montón de diferentes opciones: Puedes aprender un poco más de historia visitando la Casa de Ana Frank, el Museo Van Gogh o el Rijksmuseum, o puedes ir a relajarte a uno de los parques de la ciudad, como Vondelpark.
  • No se puede dejar el centro de Ámsterdam sin probar alguna de las delicatessen holandesas, tales como las bitterballen. Son un tipo particular de croquetas que se sirven en los bares y pubs de la ciudad, junto con otros diferentes aperitivos que también podrás pedir.
    Si quiere comer bien, el centro de Ámsterdam ofrece una variedad de restaurantes maravillosos, tanto en cocina holandesa como internacional. Pero una de las mejores opciones para comer es ir a uno de los supermercados locales (la mayoría de ellos de la cadena Albert Heijn) y comprar algunos de los sándwiches preparados, pasteles y zumos y disfrutar así de un picnic en un parque.
  • La vida nocturna es una de las partes más emocionantes del centro de Ámsterdam, hay mucho que hacer, y hay opciones que satisfarán todos los gustos. Por supuesto, hay un montón de cafeterías, si quieres probar una de las principales atracciones de Ámsterdam, pero también hay muchos pubs maravillosos y bares donde probar diferentes tipos de cervezas. Los Países Bajos no son Bélgica, pero cualquier bar típico todavía ofrece una gran variedad de cervezas mucho mayor que las que puedas encontrar en tu ciudad natal. Sólo tienes que caminar un poco y encontrarás un montón de bares, como The Minds, o cafeterías, como The Doors. Si te gusta el jazz, no olvides visitar el Café Alto, alrededor de Leidseplein.
    Si quieres salir a bailar, también hay muchos clubes fantásticos, como Paradiso, Melkweg y Studio 80.
    Para aquellos que quieren seguir haciendo turismo durante la noche, hay algunas compañías que ofrecen recorridos por el barrio rojo.
 
 

Apartamentos cerca de la

 
 
 
 
 

Nuestros destinos