Puente de Carlos

El puente de Carlos, un precioso puente entre los dos barrios históricos

  • Como probablemente sabes, el río Vlata cruza la hermosa ciudad de Praga justo por el centro de la ciudad. Uno de los puentes que comunican un lado del centro con el otro, y también el más famoso de todos, es el Puente de Carlos. Este impresionante puente tiene 10 metros de ancho y una longitud de 621 metros, así que por lo menos te llevará unos 5 minutos cruzarlo.
    Es el puente más antiguo de la ciudad, y el segundo más antiguo de la República Checa. Fue construido en 1357, bajo el gobierno de Carlos IV, y se convirtió en el principal nexo de unión entre la Ciudad Vieja, el Castillo de Praga y las zonas colindantes, ya que era el único punto de cruce del río Vlata.
    El Puente de Carlos no te dejará indiferente: es un puente único, y no sólo por su tamaño. Está decorado con 30 estatuas, la mayoría de estilo barroco, y sus extremos están vigilados por tres torres. La Ciudad Vieja comienza donde se encuentra la más bella de las tres.
  • El Puente de Carlos está situado sobre un río y comunica dos de los barrios que forman el centro de Praga, la Ciudad Vieja y Malá Strana, que se traduce como “Ciudad pequeña” o “Barrio pequeño”. A pesar de su nombre, es también uno de los barrios históricos de Praga, incluso si el nombre de "Ciudad Vieja" es el que se utiliza para hacer referencia al otro lado del río. El barrio de Malá Strana fue fundado en el s.XIII, aunque la mayoría de su arquitectura se remonta a la época barroca, como podrás comprobar en la belleza de sus calles.
    Praga tiene una población de más de 1,2 millones de habitantes pero no es una ciudad cosmopolita en comparación con otras capitales y ciudades europeas. Sólo alrededor de un 14% de sus habitantes son de fuera de la República Checa. La mayoría de ellos proviene de Ucrania, Eslovaquia y Rusia.
  • El Puente de Carlos está a sólo 15 minutos a pie del centro comercial más grande de Praga, el Palladium, que se encuentra en la Plaza de la República. El Palladium es un espacio muy moderno, con varias plantas y más de 200 tiendas. En este centro comercial, situado cerca del Puente de Carlos, podrás comprar todo tipo de cosas: ropa, zapatos, accesorios, gafas, joyas, regalos, juguetes, artículos para el hogar, artículos de salud y belleza, libros, discos... Encontrarás también las principales marcas de ropa como H&M, Mango y Levi’s, entre otras.
    También podrás comprar regalos y recuerdos en el Puente de Carlos, ya que hay muchos puestos donde los lugareños venden objetos de artesanía y otros artículos.
  • ¿Sabías que Praga tiene una de las mejores redes de transporte público de Europa? Aunque la ciudad no es demasiado grande y puedes ir a pie a la mayoría de los lugares, si te alojas en un apartamento situado cerca del Puente de Carlos podrás coger el tranvía, el metro y autobuses, como hacen la mayor parte de los lugareños. Cerca del puente se encuentran las estaciones de metro “Staroměstská” (si estás en el lado más cercano al centro de la ciudad) o “Malostranská” (al otro lado del río), que pertenecen a la línea A. Muy cerca hay también una parada de tranvía por donde pasan varias líneas.
  • Queda claro que lo primero que tienes que hacer en esta zona es visitar el Puente de Carlos y admirar la belleza de sus estatuas y de sus torres: dos en el lado de Malá Strana y una en el de la Ciudad Vieja. Además, hay muchos lugareños que venden artículos de artesanía, postales y otros souvenirs, así que es una buena oportunidad para comprar algo para tus seres queridos.
    Justo al lado del Puente de Carlos, en Malá Strana, se encuentra el Museo de Franz Kafka, para que descubras muchos detalles sobre esta figura de la literatura mundial. En el museo verás diarios, manuscritos, primeras ediciones, fotografías y también los primeros borradores de sus escritos. Si te gusta Kafka, no puedes perdértelo. También a este lado del río se encuentra el Muro de Lennon, un muro lleno de grafitis y de las letras de las canciones de Los Beatles y del músico John Lennon. Un poco hacia el oeste está la hermosa Iglesia de San Nicolás.
    Por supuesto, al lado del río también encontrarás cosas que hacer y sitios que visitar. De hecho, nada más cruzar el Puente de Carlos de regreso a la Ciudad Vieja darás con el Clementinum, un complejo de edificios histórico que ahora alberga la Biblioteca Nacional de la República Checa. Antiguamente era el colegio de jesuitas más grande del mundo, y su interior es realmente bonito. Vale la pena contratar la visita guiada ya que la belleza del complejo aumenta con cada espacio que ves.
  • ¿Estás familiarizado con la cocina checa? Porque hay algunas cosas que tendrías que probar sí o sí durante tu visita a Praga: el delicioso gulash, el knedikly (un tipo de albóndigas hechas de harina de trigo o de patata que normalmente se sirve como guarnición), la sopa de ajo o de cebolla, la salsa tártara... y, por supuesto, la cerveza. Cerca del Puente de Carlos podrás saborear la cocina checa en varios restaurantes maravillosos como U Zlateho Hada y Mylnec. La cocina checa es contundente en lo que se refiere al cerdo y otras carnes, pero también encontraréis por la zona alguna opción vegetariana, como el Lehka Hlava.
    Si vas con niños, es posible que no tenga mucho éxito algo tan diferente como la cocina checa. En este caso, ten en cuenta que cerca del Puente de Carlos se encuentra Don Giovanni, una pizzería fantástica.
  • ¿Te apetece tomarte una cerveza y bailar un rato? Porque eso es lo mejor que puedes hacer en Praga por la noche. Justo al lado del Puente de Carlos y del Clementinum, se encuentra el Zlaty Strom Music Club, donde podrás tomarte una copa o un cóctel, o pasar toda la noche bailando. Cerca del puente están también el Klub Lavka y el Karlovy Lazne, este último con 5 plantas. Además, por la zona hay muchos pubs y bares donde tomar una copa o una cerveza fresca, así que dirígete a la Ciudad Vieja y disfruta entre los lugareños.
 
 

Apartamentos cerca de la Puente Carlos

 
 
Página 1 de 4    
 
 

Nuestros destinos