Catedral de San Esteban

Catedral de San Esteban, una catedral impresionante, con una historia impresionante

  • La catedral de San Esteban, también conocida como Stephansdome, es mucho más que una impresionante catedral o el principal edificio religioso de la capital de Austria. También es un lugar histórico: la catedral de San Esteban fue testigo de muchos acontecimientos históricos relacionados con los Habsburgo, la dinastía que gobernó el imperio austro-húngaro. La catedral, símbolo de Viena, es de estilo románico y gótico y fue construida como la conocemos hoy en día en el siglo XIV, pero su historia comienza mucho antes. La Catedral de San Esteban fue construida sobre las ruinas de dos iglesias, la primera de ellas se remonta al siglo XII. De esa iglesia se conservan dos estructuras de la catedral: La Puerta de los Gigantes y Las Torres de los Paganos. Sin embargo, la torre más reconocida tiene 137 metros de altura y se llama Steffl, y puede ser visa desde diferentes puntos de la ciudad. Algunos otros puntos de interés presentes en la catedral son las Campanas Pummerin y las catacumbas.
  • Los apartamentos cercanos a la catedral de San Esteban se encuentran en el Innere Stadt, que es el distrito 1 de Viena de acuerdo a sus divisiones administrativas, y el distrito que alberga el centro de la ciudad y el casco histórico de Viena. Puesto que estás el casco antiguo, podrás disfrutar de las calles hermosas y monumentales y respirar su pasado imperial. Viena está llena de historia, y permanecer en el Innere Stadt es una buena excusa para aprender más sobre ella. Tus vecinos serán gente local y también turistas como tú. Innere Stadt es en realidad el distrito menos poblado de la ciudad.
  • La catedral de San Esteban se encuentra en Stephansplatz, que es una de las dos plazas (la otra es Karlplatz) que se comunican por Karntnerstrasse, una de las principales calles comerciales de la ciudad. Allí encontrarás algunas exclusivas tiendas de moda, zapatos y tiendas de accesorios, y también algunas tiendas de marcas famosas como Forever 21, Zara o H & M. También hay joyerías, como Swarovski, y algunas tiendas de discos, ¡no te olvides de que estás muy cerca de la Opera de Viena! También verás los grandes almacenes Steffl, donde encontrarás exclusivas marcas y productos, y donde podrás comprar artículos de moda de alta calidad.
  • Los apartamentos cercanos a la catedral de San Esteban están en una situación privilegiada para moverse por Viena. No sólo vas a estar en el corazón del centro histórico de la ciudad, sino que tendrás fácil acceso a cuatro líneas de metro diferentes. El U-Bahn es el medio de transporte preferido por los turistas en Viena, ya que comunica la mayor parte de la ciudad y es rápido y adecuado, pero también se puede tomar el tranvía, que puede ser muy útil en función de la zona que quieras visitar. De todas formas para recorrer los alrededores de la catedral de San Esteban serán suficientes tus propios pies (hay poca distancia a muchos otros monumentos importantes, como la Ópera Estatal de Viena o el palacio Hofburg) o el U-Bahn. En Stephansplatz podrás coger las líneas U3 y U1. La U1 va directa a Karlplatz, a la que también puedes llegar a pie (sólo hay que caminar por Karntnerstrasse), donde también puedes coger la U2 y la U4.
    Hay un hecho divertido sobre el U-Bahn de Viena con respecto a la línea U1, una de las líneas puedes tomar en Stephansplatz. Hay una especie de olor desagradable en esa línea y existen algunas leyendas acerca de él. La verdad es menos poética, sin embargo: el hecho es que utilizan un componente químico para evitar que la catedral de San Esteban se hunda en el suelo arenoso, lo que provoca este olor en los días cálidos (es una reacción en forma de ácido butírico).
  • Hay tantas cosas que hacer alrededor de la catedral de San Esteban, que incluso te podrás sentir un poco abrumado. En primer lugar, puedes visitar la hermosa catedral, ya que su interior también es impresionante. Existen diferentes combinaciones de entradas (entrar solo a la catedral, es gratis) y podrás elegir la más conveniente para ti, en función del tiempo que tengas o del tiempo que le desees dedicar. Puedes visitar sólo la catedral, o visitar las catacumbas, la Torre Sur o Las Campanas Pummerin.
    Una vez hayas visitado la catedral de San Esteban, es hora de ponerse en movimiento. Lo más aconsejable es probablemente hacer un recorrido a pie por la ciudad. Las visitas guiadas son siempre una buena opción para tener un primer contacto con la ciudad, pero en Viena hay una razón extra: su historia profundamente interesante y su pasado imperial. Hay mucho que aprender sobre él, y nadie mejor que un guía turístico que te lo explique. Stephanplatz es un punto de encuentro para algunos recorridos gratuitos a pie.
    Después de eso, también puedes visitar la Casa de Mozart, la residencia de Mozart en la ciudad que está justo al lado de la catedral de San Esteban. En el lado opuesto se encuentra el palacio de Hofburg, y al sur, Karlskirche y el Naschmarkt. La zona también está llena de pequeños museos y galerías de arte.
  • Hay muchos restaurantes buenos en los alrededores de los apartamentos cercanos a la catedral de San Esteban, como el Café Bar Aragall, el Figlmuller y el famoso Zum Weissen Rauchfangkehrer, donde podrás disfrutar de la cocina austriaca, así como algunos otros platos inspirados en la cocina alemana y centro europea.
    Si viajas con niños o necesitas comida más internacional, encontrarás el Hard Rock Café de Rotenturmstrasse, y tendrás comida italiana en el Vapiano en Herengasse. Si resultas no ser un fan de la cocina vienesa, pero quieres disfrutar de buena comida en restaurantes de alta calidad, hay otros restaurantes italianos de la zona, como el Osteria Pronto da Salvo o el Cantinetta Antinori.
  • Si te quedas cerca de la catedral de San Esteban, asegúrate de revisar la programación de la Ópera Estatal de Viena, ya que puede haber algunas actuaciones y óperas que te pueden interesar. La gente tiende a pensar que ir a la ópera es caro, y por lo general lo es, pero hay entradas a buen precio en la Ópera de Viena. Tal vez la visibilidad no sea la mejor posible, pero es una gran oportunidad para hacer algo diferente y comprobar si te gusta la ópera.
    Hay un montón de bares y pubs de la zona, así que tendrás muchas más posibilidades para pasar un rato divertido. Una buena opción es el American Bar Loos, un lugar con encanto que seguramente vas a recordar por su decoración única de mármol. Cerca hay también un club de jazz que es muy divertido, el Porgy & Bess.
 
 

Apartamentos cerca de la Catedral San Esteban

 
 
Página 1 de 4    
 
 

Nuestros destinos