Tres días en Ámsterdam – un capricho holandés - día 1

Ámsterdam es famosa por sus canales, sus casas típicas y, por supuesto, por sus cofee shops. A excepción de éstos últimos, en nuestro primer día vamos a descubrir algunos de los rincones típicos de la capital holandesa, empezando por la Plaza Dam.

09:00 – de paseo por la plaza Dam

Dam square by AbeeeerComienza el día en el centro de Ámsterdam, en la plaza Dam. Da un paseo por la calle Damrak desde la estación central y dirígete directamente hacia la histórica plaza. La calle Damrak está llena de tiendas de souvenirs y podrás adquirir algunos recuerdos como los típicos zuecos o molinos de viento en miniatura. Al llegar a la plaza Dam, observa el impresionante Palacio Real y el Nieuwe Kerk, donde el actual rey holandés Willem-Alexander y la reina Máxima se casaron en 2002. Los aficionados a la historia podrán contemplar la estatua De Eendracht, un memorial de guerra, mientras que los adictos a las compras podrán echar un vistazo a los exclusivos productos de Bijenkorf, la cadena de grandes almacenes más antigua (100 años) y de calidad de los Países Bajos.

10:30 – Adéntrate en la historia holandesa

En Ámsterdam podrás descubrir las vivencias de la famosa niña judía Ana Frank visitando el museo de Anne Frank, conocido también como Achterhuis. Descubre las habitaciones ocultas detrás de la librería donde Ana y su familia se escondieron de los nazis en la década de 1940, y aprende más sobre las historias que escribió en su prodigioso diario.

Para acceder al museo camina recto desde la plaza Dam por las calles Paleisstraat y Reestraat, y camina a lo largo de los históricos canales hacia la calle Prinsengracht 263-267, donde está ubicada la Casa de Ana Frank, justo en el lado derecho de la calle Reestraat. El museo abre cada día y el billete de adultos cuesta 9€, mientras el de niños entre 10 y 17 años cuesta 4.50€. Los niños menores de 9 años entran gratis. Podrás evitar las largas colas comprando los billetes por Internet en la página web oficial del museo.

12:30 – ¡hora de comer!

Después de empaparte de tanta información histórica, es probable que te apetezca un bocado. Inspirado en el ambiente de Niza, Bagels and Beans ofrece bagels sabrosos y saludables, elaborados con ingredientes naturales. Hay una opción para cada uno, incluso para los más golosos. Podrás encontrar uno de sus locales en Keizersgracht 504, que está a una calle de Prinsengracht.

14:00 – de compras en el barrio de Jordaan

Jordaan district by taverSi quieres descubrir la zona donde Rembrandt pasó sus últimos años, deberías darte un paseo por Jordaan, un barrio laberíntico y muy auténtico que limita con la Casa de Ana Frank. En el barrio de Jordaan se respira un modo de vida diferente en el cual la escena musical holandesa es uno de los aspectos más destacados (algunos famosos cantantes folclóricos nacieron y se criaron aquí). Date el gusto de comprar en alguna de sus tiendas vintage, visita algunas galerías de arte o bébete una cerveza holandesa en una de sus terrazas. A sus habitantes les gusta llamar a este barrio ‘De 9 straatjes’, que significa ‘las nueve calles’, y hace referencia al número de calles que conforman el barrio.

16:30 – cruza la ciudad en bici o en barco

Bikes- redjarLa bicicleta es un accesorio de gran importancia en Ámsterdam y por ello en muchos lugares de la ciudad encontrarás todo tipo de bicicletas de alquiler, incluso la bakfiets, un tipo de bicicleta de carga típica holandesa. Ámsterdam es una ciudad donde predominan mayormente las bicicletas en lugar de coches y por ello podrás ir en bicicleta por casi todas partes de la ciudad, a excepción de las zonas peatonales. Pedalea, por ejemplo, hacia Leidseplein, una plaza muy popular situada en el extremo sur del anillo de Canal Central, aparca tu vehículo en la plaza y observa cómo los artistas callejeros entretienen al público. Si ir en bicicleta no es lo tuyo, es posible que prefieras uno de los cruceros por los canales de Ámsterdam que ofrecen los operadores turísticos. Otra alternativa sería la de alquilar un bote de remos y visitar los canales por tu cuenta.

19:00 – deléitate con las especialidades holandesas

Después de una tarde tan activa, llega la hora de satisfacer tu apetito con una buena comida en un restaurante típico de estilo Old Amsteram. En el restaurante Greetje, situado en pleno corazón de Ámsterdam, podrás probar algunas especialidades holandesas como el hutspot (mezcolanza), los quesos holandeses o el helado de regaliz. Encontrarás este restaurante en la calle Peperstraat 23-25, cerca de Prins Hendrikkade. Para llegar, coge la línea 1, 2 o 5 del tranvía en dirección a la Estación Central de Ámsterdam y camina por la calle Prins Hendrikkade hacia la calle Peperstraat, que se encuentra a sólo 15 minutos a pie.

Los carnívoros deberían dirigirse al restaurante Meatballs, situado en Warmoesstraat 15, cerca del principio de la calle Damrak. El restaurante rinde homenaje a esta popular especialidad del norte de Europa y ofrece albóndigas de una gran variedad de sabores, desde las de de pollo con ajo a las picantes de carne de cerdo.

22:30 – disfruta de la noche riéndote o bailando

Amsterdam canals in winter by natasja db

En Ámsterdam hay muchas cosas que hacer durante la noche. Si no entiendes el holandés muy bien, pero aún así quieres reír de buen gusto, puedes comprar unas entradas para uno de los espectáculos de comedia de Boom Chicago English, que podrás encontrar en el teatro de Rozengracht. Después del teatro puedes optar por la sala de conciertos Paradiso o la discoteca Escape, los dos en el centro.


¡Saca provecho!

Disfruta de estos descuentos exclusivos.

Leer más

¡Obtén todos los artículos de Amsterdam en un click!

Al proporcionar su correo electrónico acepta recibir información útil de GowithOh como descuentos exclusivos, próximos eventos y consejos acerca de nuestros destinos.