Comida en Praga

Los checos tienen más fama por la producción de cerveza que por su cocina. Sin embargo tras más de 20 años de innovación y refinamiento, la cocina checa vuelve a reinventarse después de 40 décadas de represión bajo el comunismo. Por su ubicación ideal en el centro de Europa, sus platos tradicionales reflejan las influencias europeas, con delicias renovadas y originales de Hungría y Austria, por ejemplo.

Goulash by roolroolLa cocina checa se combina perfectamente con un vaso de cerveza fresca. La mayoría de los locales de la ciudad que se recomiendan para disfrutar de una buena cerveza son también los mejores para probar los platos más tradicionales. La mayoría de los platos incluyen carne (sobre todo de cerdo, ternera, pato o conejo) que se sirve con col y dumplings, (bolas de masa hervida y a veces rellenas) patatas preparadas de diferentes maneras o una gran variedad de quesos, desde los más sosos hasta los más potentes. Los platos más típicos son el goulash (guláš), lomo de ternera con una cremosa salsa (svíčková na smetaně), pato asado con col (kachna s zelím a bramborovým knedlíkem) y queso frito (smažený sýr) con salsa tártara.

Las opciones para los vegetarianos en los restaurantes checos y cervecerías son limitadas, podrás elegir entre queso frito, champiñones, coliflor frita o platos de pasta. Poco a poco se ofrecen ensaladas y sopas de verduras, y en el centro de la ciudad encontrarás varios restaurantes internacionales con cartas más variadas.

El almuerzo al mejor precio

El almuerzo es la comida más importante del día para los checos. Esto es ideal para los turistas ya que todos los restaurantes ofrecen menús especiales a medio día, entre las 11.00 y las 14.00 horas de los que disfrutan tanto la gente que visita la ciudad por trabajo como los turistas. El menú normalmente consiste en una sopa, la opción entre varios platos y el postre, el precio varía entre las 80 y las 150 coronas checas. La página web recoge los menús especiales del medio día por ciudades y barrios, en inglés.

En algunos restaurantes no se puede pedir de la carta normal mientras se ofrezca el menú del día. La cena se comienza a servir cuando acaba el almuerzo y la mayoría de los restaurantes sirven comida hasta las 22.00 horas.

La cerveza y sus acompañantes

Prague food by Francesco CrippaLa mayoría de los bares y restaurantes checos también ofrecen las “tapas” que acompañan perfectamente al pivo (cerveza). La selección abarca diferentes platos tradicionales como la sopa de goulash, servida en un pan del que se ha sacado la miga, el queso Hermelin marinado (nakládaný hermelín, es un queso tipo Camembert marinado en aceite de oliva y hierbas hasta que se puede untar) o una variedad de salchichas. Para los que se atreven con sabores más fuertes, recomendamos el potente queso Olomouc (olomoucké tvarůžky) – pero ten en cuenta que puedes ahuyentar a las personas de las mesas cercanas!

Chlebíčky son bocadillos que pueden reemplazar a una pequeña comida. Las rebanadas de pan blanco llevan jamón, queso, huevo duro, tomate, pimentón o ensalada de patatas y cuestan entre 15 y 35 coronas checas. Los encontrarás en muchas cafeterías de la ciudad como Café Lucerna cerca de la plaza Wenceslas. La mejor manera de probarlos es acercándote a las tiendas de delicatesen (lahůdky)Jan Paukert en Národní 17, a pocos pasos del Teatro Nacional. Aquí también se venden salamis, salchichas, pâtés, pescado marinado y bizcochos, entre otras cosas.

Hablando de bizcochos, hay que decir que a los checos les encanta lo dulce. Busca las numerosas pastelerías (cukrárny) y entra para pedir un bizcocho relleno de crema o una enorme copa de helado. En el centro de la ciudad, cerca de la plaza Wenceslas, encontrarás Ovocný Světozor en Vodičkova 39 (dentro de las galerías Světozor), donde también se venden chlebíčky y pequeños bocadillos. Cukrárna Myšák está a pocos metros y ofrece dulces fantasías en un local con decoración dorada.

Los restaurantes: nuestras recomendaciones

Por toda la ciudad encontrarás muchos restaurantes donde probar la comida checa. Ten en cuenta que los restaurantes cercanos a la plaza del casco antiguo, cerca del Puente Carlos o del Castillo de Praga atraen a los turistas pero sus precios son abusivos.

La cadena de restaurantes Lokál cuenta con tres locales por toda la ciudad. Se sirve la comida tradicional checa con un toque de Slow Food y también la cerveza fresca Pilsner Urquell, directamente del barril.

Cafe Louvre by LWYTambién debes conocer el Café Louvre, una cafetería con más de 100 años de historia donde sirven una rica variedad de platos locales e internacionales y también los mejores cafés y tartas. El interior del local es precioso, con techos abovedados y decoración clásica que poco ha cambiado a lo largo de los años.

Para disfrutar de una refrescante cerveza busca U Tří růží entre las adoquinadas calles del casco antiguo. La pequeña cervecería abrió sus puertas en 2012 pero cuenta con una historia de más de 500 años, se sirven diferentes tipos de cerveza y la sopa de goulash y el pâté de pato son deliciosos.

Si lo que quieres es disfrutar de una comida inolvidable, no te arrepentirás de pagar un poco más en La Degustation Boheme Bourgeois, que cuenta con una estrella Michelin. La comida dura varías horas y el restaurante no ofrece un menú a la carta, únicamente se sirve un menú de 7 platos que rinde homenaje a las recetas checas de varios siglos.

Las propinas: lo normal es dejar una propina del 10 al 15% en las comidas. Pero en vez de dejar las monedas sobre la mesa al marcharte, se prefiere que lo entregues directamente al camarero o que al pagar digas la cantidad total que quieres pagar.


¡Saca provecho!

Disfruta de estos descuentos exclusivos.

Leer más

Últimas reservas en Praga

¡Obtén todos los artículos de Praga en un click!

Al proporcionar su correo electrónico acepta recibir información útil de GowithOh como descuentos exclusivos, próximos eventos y consejos acerca de nuestros destinos.