La comida en Viena

Wiener Schnitzel- Lowenbrau by u m a m iLos vieneses se enorgullecen de su cocina, como les gusta señalar, la cocina vienesa es la única en el mundo cuyo nombre proviene de una ciudad. Si bien gran parte de la cocina vienesa es fundamentalmente austríaca, muchos platos son diferentes respecto a ésta. Al igual que la propia ciudad, la comida tiene gran influencia de Europa Central y del Este. Habiendo sido la sede de un imperio, muchos de sus platos clásicos proceden de tierras vecinas.

La cocina tradicional vienesa es, en general, bastante pesada y básicamente a base de carne. El plato más común es, el Wiener Schnitzel, un filete empanado y rebozado, servido con una rodaja de limón y un acompañamiento de patatas con perejil. Es el plato nacional de Austria y constituye para muchas familias una típica comida dominical. Otros platos a base de carne son:

  • Gulash – un guiso espeso de carne, fideos y verduras, sazonado con pimentón.
  • Schweinsbraten – cerdo asado.
  • Tafelspitz – carne de buey cocida en caldo.
Las guarniciones tienden a ser bastante pesadas, a base de carbohidratos. Los platos, si no van acompañados de patata, pueden incluir:

  • Knödeln – patatas grandes y redondas o albóndigas de pan.
  • Spätzle – fideos de huevo pequeños y pastosos.
  • Schinkenfleckerln –pasta con jamón y queso horneado.
  • Krautfleckerl – pasta con col y queso horneado.

Tradiciones típicas vienesas

Sachertorte by _chris_stCon una rica tradición de hornear sus platos, cuando se trata de postres la cocina vienesa presenta pasteles excepcionales. El más famoso en toda Viena es el Sachertorte. Este famoso bizcocho de chocolate tiene una fina capa de mermelada de albaricoque en el centro y se remata con una cobertura de chocolate negro. Originalmente existió una batalla jurídica legendaria entre el hotel Sacher y la panadería Demel, dos establecimientos emblemáticos en Viena. Prueba un trozo de tarta en cada establecimiento a ver si puedes averiguar cuál tiene el sabor más “original”. Otros postres tradicionales son el Palatschinken, crepes dulces con diferentes rellenos, o el Strudel, un pastel a capas normalmente relleno de manzana o de queso quark azucarado.

Para disfrutar de una última experiencia gastronómica, no te pares en los restaurantes gourmet y dirígete directamente a las Wiener Beisl. Estas casas de cerveza de bajo coste sirven platos clásicos y abundantes, y son el escenario de animadas noches entre la población del lugar.

Una de las características más notables de la comida en Viena es el punto de frescor que aportan los ingredientes locales y de temporada usados para elaborar sus platos. Con cuatro estaciones bien diferenciadas, los alimentos varían notablemente y son el motivo de celebraciones únicas e incluso de festivales cuando, con la llegada de una nueva estación, se puede disponer otra vez de ellos. Especialmente se espera la llegada de las calabazas, los rebozuelos, las castañas, los ajos silvestres, los espárragos, las bayas y los albaricoques.

Las bebidas y la cultura del café

Vienna Refreshments by RBradburnLas bebidas principales en Viena son la cerveza, el vino y el café. A partir de la primera hora del día, el café desempeña un papel esencial en la psique de la ciudad. La tradicional cultura del café es realmente algo que todo visitante debe experimentar. En Viena uno puede sentarse durante horas y horas en un café vienés, leer una amplia variedad de periódicos internacionales, degustar todo tipo de brebajes con cafeína y probar una gran selección de pasteles. De hecho, este elemento de la vida cotidiana vienesa es tan apreciado que la UNESCO lo clasificó oficialmente en 2011 como “patrimonio cultural inmaterial” de la ciudad, y desde entonces los vieneses lo han defendido siempre como algo serio. Echa un vistazo a Demel, al Café Sacher o al Café Central. Entre cerveza y vino, los vieneses prefieren este último. Y no es de extrañar, ya que los extensos viñedos de la ciudad y el vino delicioso y asequible producido dentro del perímetro urbano hacen difícil no apreciarlo. En otoño los vieneses se vuelven locos por el Sturm, que es un vino joven, poco fermentado y recién traído de la vendimia.

Sturm by oksidorOtra experiencia gastronómica por excelencia es la de la Heurigen. Éstas son tabernas únicas situadas en los alrededores de los viñedos de Viena, amadas por su decoración rústica, su comida tradicional, su vino local y por sus zonas ajardinadas para comer al aire libre. Localizadas en su mayoría al norte de la ciudad, se reconocen desde fuera porque se suele colocar en la entrada una corona verde o unas ramitas para indicar que están abiertas al público.

¿Buscas una opción internacional?

Por último, si la cocina vienesa no es de tu agrado, sin duda tienes otras opciones. La ciudad está llena de opciones internacionales para todo tipo de paladares. Sólo necesitas darte una vuelta por el mercado de Naschmarkt para encontrar un sinfín de restaurantes de todo el mundo. En Viena se está haciendo presente un nuevo escenario gastronómico que desafía el concepto y los límites de los platos tradicionales, y muchos restaurantes han empezado ya a reinterpretar la cocina clásica. Lugares como Österreicher im Mak o Skopik & Lohn han recibido críticas muy favorables por la evolución que han dado a los platos vieneses al incorporar especias atrevidas con un estilo fusión.

Una cosa es segura, no pasarás hambre en Viena. ¡Mahlzeit!

¡Obtén todos los artículos de Viena en un click!

Al proporcionar su correo electrónico acepta recibir información útil de GowithOh como descuentos exclusivos, próximos eventos y consejos acerca de nuestros destinos.